Testimonios

ISABEL REYNA MELGAR PAZ (53)

 La Sra. Isabel es una beneficiaria del cuarto grupo realizado en San Juan del Alto en Pedregal – Majes.

En uno de los últimos seguimientos ella nos invito a visitar su casa porque según comentaba hacia maravillas en la cocina, fue tanta  la curiosidad que accedimos a ir a su casa, y en el transcurso del camino nos iba contando que se dedicaba a realizar diversas trabajos, como aquí le llamamos es una persona mil oficios ; vende productos de belleza, se dedicaba a la agricultura, realiza trabajos de bisutería y manualidades para el hogar, pero aquí llegábamos a los mas interesante, ella hacia mermeladas solares de todo tipo de fruta y vendía a las personas en las calles; comento además para sacarle mas provecho a la cocina las quincenas vendía comida en una avenida muy concurrida en el Alto del Pedregal como: llevaba su cocina solar y los alimentos preparados listos para colocarlos a la cocina y horno y lo ponía en la misma avenida (tipo ambulante) para que las personas puedan apreciar la cocción y así tener mas curiosos que deseen probar los alimentos cocidos en su cocina solar, cuenta ella que en un principio había varios interesados y ahora muchos de ellos se han hechos sus clientes porque aparte de que les gustan la comida hecha en la cocina solar ella tiene muy buena sazón; toda su experiencia resultaba ser muy gratificante.

 Ya estábamos cerca de llegar a su casa y podíamos notar su cocina que estaba expuesta al sol, ella asintió que cocinaba su almuerzo; “Ahora dejo muy temprano las papas y el pollo cocinándose solo y cuando regreso tengo listo mi comida”.  

 En la conversación tan amena nos mostró su caja térmica que también le es muy útil ya que su hijo trabaja todo el día y solo regresa para la cena, nos cuenta “ahí guardo la comida caliente para que mi hijo pueda cenar”.

 Una de todas las preguntas que le hicimos, si tenía algún comentario positivo o negativo que nos podría decir de la cocina solar, esperábamos toda su sinceridad.

 Negativo: “mentiría si digo algo negativo de la cocina solar no podría porque me ayudado muchísimo”

Positivo: “La economía que obtengo y la gran ventaja es que me salgo a trabajar y dejo mis alimentos cocinándose solos y así no paso hambre de regreso a casa, además antes el balón de gas me duraba 15 días actualmente me dura el doble la cocina es una bendición”

 Para terminar esta larga visita y después de haber degustado una preparación en su cocina, la Señora Isabel quiso expresar algunas palabras para transmitir su agradecimiento y un pedido que la cocina sea más grande además que el proyecto se difunda mas en Majes ya que hay zonas muy pobres.

Arequipa, 26 de Julio del 2012

=================================================================

« La quiero a mi cocina! »19 de agosto 2011

Luz COAGUILA vive con su esposo y sus tres hijos en el distrito de Mariano Melgar,   provincia de Arequipa.

Es una familia de bajos recursos, su esposo no tiene trabajo fijo y ella misma se ocupa de su hija discapacitada de 31 años.

Hace 3 años que Luz tiene su cocina solar. Ella participo en un curso que se llevó a cabo en 2008 con la fundación Unámonos (Institución que recibe a  niños con discapacitadad física y mental) en Arequipa.

Antes de tener la cocina solar

Luz usaba Kerosén y después Gas para cocinar. El balón de gas le duraba un mes. El agua que daba a tomar a sus hijos no era hervida y ellos se enfermaban del estómago muy a menudo.

Desde que tiene la cocina solar

Ahora con su cocina solar, el balón de gas le dura hasta 50 días, como la energía solar es gratuita, puede pasteurizar el agua que da de tomar a sus hijos, eliminando así el riesgo de enfermedades estomacales y prepara los refrescos  para le merienda del colegio.

¿Por qué Luz quiere tanto a su cocina solar?

Primero porque le ayuda a ahorrar el gas, segundo porque ahorra mucho tiempo con la cocina solar y tercero porque gracias a su cocina solar su comida es más sana.

Ahora con el tiempo que le da  al dejar su comida cociendo sin supervisión, ella se ha liberado de una preocupación, eso libera su mente. El ahorro económico logrado desde que tiene su cocina le permite comprar leche para sus hijos y mejorar su alimentación.

¿Cual es su uso frecuente?

Luz usa su cocina diariamente. Desde las 7 de la mañana la coloca en el patio, exponiendola al sol lista para cocinar su almuerzo. Una vez que la comida esta lista pone el agua para pasteurizarla.

El interés

Luz se da cuenta de lo bueno de la cocina. De todo corazón dice: con mucha sinceridad que  “quiere a su cocina”. Para dar la prueba, la cuida mucho. Las patas de madera de la cocina están  dentro de botellitas de plásticos de gaseosa cortados, para protegerlos del agua y de la humedad. La caja aislada está cubierta con un cobertor de cama que ha adecuado para la cocina solar. Eso protege la madera de sol fuerte de los Andes. En el futuro, Luz quisiera trabajar; sabe cocer, cortar cabello, hacer vestidos, bordar, etc… y un día le gustaría tener otra cocina solar para poder cocinar más con el sol y así ahorrar más gas.

Señor Felipe Santiago Surco Ventura

El señor Felipe vive con su esposa en Chivay –  Colca, provincia de Caylloma, en una casita muy pequeña y sin patio al frente del mercado principal. Tiene una chacra muy bonita a 45 minutos a pie de su casa.

Se benefició con una cocina solar en 2010, siendo un participante muy cumplido y entusiasmado por las experiencias que solía compartir sobre su nuevo artefacto.

Antes de tener la cocina solar

El señor Felipe usaba pura leña y bosta de modo que necesitaba mucho tiempo para cocinar, el mismo que podría usarlo para trabajar en su chacra.

Desde que tiene la cocina solar

El señor Felipe ahora usa diariamente su cocina solar para el desayuno y el almuerzo. Por lo tanto ha reducido su consumo de leña y bosta.

El uso

El señor Felipe decidió llevarla a su chacra ya que ahí pasa la mayor parte del día, es allí donde se cocina y almuerza, así que se dio cuento de las facilidades que le dio la cocina de poder dejar su alimento cocinándose y trabajar a la vez. Ha llegado a estimar tanto a su cocina solar que la cuida mucho, por ello no la deja en las noches a la intemperie y lo guarda en un almacén.

El señor manifiesta que es a él a quien le gusta la cocina, se levanta muy temprano, va a su chacra y prepara su desayuno, primeramente le da un hervor en su cocina de leña (chocolate, quinua, avena) y de ahí lo pasa a la cocina solar; espera la llegada de su esposa y comparten su preparado acompañado de galletas que suele preparar en la cocina solar (nos dio su secreto para que le salgan suavecitas dichas galletas, usa la grasa de su ganado de cordero).

Para preparar su almuerzo, le da un hervor en la cocina de leña,  él tiene una olla especial para usar en su cocina solar,  porque la que usa en la leña está muy negrita por el hollín. Para meter los alimentos a la cocina solar, los pone en su olla especial, de esta forma evita que su cocina solar se ensucie.

El interés

En la cocina solar ha percibido muchos beneficios:

  • Ahorra tiempo y lo utiliza para trabajar

  • Puede preparar comidas que a él le gusta por la facilidad y acceso que tiene.

  • Le resulta muy limpio usar su cocina solar, ya que nos enseñó sus utensilios que se conservan limpios.
  • Ahorra combustible (leña) y el tiempo de colecta.

En el futuro el señor Felipe quiere construirse una cocina más grande para poder hacer más galletas y pasteles. ¡Quiere venderlos porque la gente que las han probado dice que están muy ricos!

Cuando visitamos al señor Felipe, el sol justo estaba saliendo, estaba por preparar su desayuno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s